Colegios más antiguos de Barranquilla

dsc_2690
Noticias publicada por: El Heraldo.
https://www.elheraldo.co/barranquilla/la-historia-que-guardan-los-colegios-mas-antiguos-de-barranquilla-366631

La historia que guardan los colegios más antiguos de Barranquilla

En algunos de los casos comenzaron como casas, fueron internados o no aceptaban hijos fuera del matrimonio. Conozca las anécdotas y la evolución de las instituciones que cumplen más de un siglo.

Hace más de un siglo, un misionero escocés, unas señoritas de clase alta, tres hermanos franceses y dos hermanas en San Roque, abrieron las puertas para levantar cuatro colegios en Barranquilla, que hoy son los más antiguos de la capital del Atlántico.

El primero luce hoy como el único que cuenta con una corporación universitaria, que introdujo el basquetbol al país en 1928, que tiene un bilingüe certificado por Cambridge University, un centro comercial con su nombre, y que educó en sus instalaciones a personajes como el padre de aviación en las Américas, Ernesto Cortizzos y de la sociología colombiana, Orlando Fals Borda.

Con 128 años, el Colegio Americano se ubica como el más antiguo vigente de la capital del Atlántico, al haber sido fundado un 13 de marzo de 1889. Le acompañan el colegio San Miguel del Rosario, el Instituto Ariano y el Biffi La Salle, según información suministrada por la Secretaría de Educación del Distrito.

Los cuatro son privados y a excepción del Ariano, en común tienen también que su construcción fue impulsada por una comunidad religiosa. En el caso del Americano, por la Iglesia Presbiteriana; el Rosario, por las Hermanas de la Caridad y el Biffi, por los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Edad de oro

Aunque pocos detalles se conocen sobre el despertar educativo en la ciudad, las crónicas de un viajero durante el período colonial, en 1852, dan cuenta de dos escuelas para varones en Barranquilla, una pública y una privada, pero “ningún establecimiento para niñas que merezca ese nombre”.

“Sin embargo, según el informe del gobernador, cualquier casa donde dos niñas reciban clases, es una escuela, ya que afirma, en la provincia hay cinco para unas veinte o veinticinco alumnas (…) En la escuela que visité había una rueda enorme, pesada e inútil, de unos cinco pies de diámetro con el alfabeto pintado alrededor; en cambio el maestro, hombre joven, poseía alguna cultura, y entre otras cosas, sabía hablar un poco inglés”, describe el aventurero, un escrito que recoge el historiador Jorge Villalón en su compilado sobre la historia de Barranquilla.

Colegio Americano. Está ubicado en la carrera 38 #74-179 y cuenta con amplias instalaciones que incluyen 2 bibliotecas, laboratorios, auditorio paraninfo y un coliseo moderno con canchas múltiples. Hace parte del Sistema Educativo Reformado.
Colegio Americano. Está ubicado en la carrera 38 #74-179 y cuenta con amplias instalaciones que incluyen 2 bibliotecas, laboratorios, auditorio paraninfo y un coliseo moderno con canchas múltiples. Hace parte del Sistema Educativo Reformado.

El Americano

Comenzó con el nombre de Calle California y, desde sus inicios en 1871, fue concebido por el escocés Adam Erwin como un establecimiento para niños pobres.

Según los apuntes de la historia, Erwin era un hombre que “vivía en una casa de paja, cultivaba tierra, y se mantenía con los aportes de sus alumnos y con clases de inglés”. Su idea educativa prosperó, pero solo después de su fallecimiento, se pudo estructurar el Colegio Americano para Varones de la Iglesia Presbiteriana.

“La llegada del colegio se da en un tiempo de transformación social, en un momento donde los caudillos liberales habían bebido de las ideas de Europa protestante, que buscaban un estado democrático distinto a las corriente feudales que todavía subsistían en nuestro país”, comenta el rector de la institución, Adriano Portillo.

Explicó que, mientras en las escuelas de la ciudad, que eran muy homogéneas, había que cumplir unos requisitos para entrar, el Americano aceptaba la diversidad sin “ningún tipo de distinción”.

“En ese entonces tenías que ser católico, hijo de familia conformada por padre y madre, no de padres separados o sino no te aceptaban en las escuelas. Esa gente que no cabía en ese esquema llegaba aquí”, dijo el directivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *